Sabías que el primer auto eléctrico fue construido en 1832 

0

Actualmente, los autos eléctricos intentan ganar más espacio en un mercado aún liderado por los autos con motores de combustión interna. Sin embargo, la lucha entre los dos motores data de hace más de 100 años, cuando el combustible logró ganar la batalla dejando fuera del mercado a los eléctricos.

¿Cómo fue el primer Porsche eléctrico?

Según el Departamento de Energía de EE. UU. el primer auto eléctrico fue construido en 1832. Se trataba de un carro experimental creado por Robert Anderson, un hombre de negocios escocés a quien se le atribuye la invención del primer vehículo eléctrico puro.

Pero sería luego de la década del 70 de ese siglo cuando varios entusiastas comenzarán a retomar esa idea, entre ellos Ferdinand Porsche (1875-1951).

Los objetivos de la construcción de un auto eléctrico en ese tiempo eran los mismos que los actuales: menos ruido y menos emisiones de gases.

Así en 1898 apareció el auto eléctrico Egger-Lohner, modelo C.2 Phaeton, al que se suele llamar también Porsche P1, por su creador. Ferdinand lo realizó cuando era jefe del departamento de pruebas de la compañía Bela Egger & Co., a sus 22 años.

El C.2 Phaeton tenía un motor en la parte trasera como una especie de motor eléctrico octogonal que pesaba 130 kilos y tenía solo 2,2 kilovatios de potencia a 350 revoluciones por minuto. Lo que producía unos 5 caballos de fuerza con 3,7 kw. Su transmisión tenía 12 marchas: seis para ir hacia adelante, dos reversas y cuatro de frenos.

Usaba una batería de 500 kg que le daba una autonomía de cerca de 79 km por unas cinco horas. Contaba con cuatro asientos, chasis abierto y pesaba alrededor de 1300 kg y podía ir a 35 km/h. Podría parecer poco, pero motores a combustión de empresas conocidas rondaban los 16 km/h. Su carrocería era de madera -también las ruedas- y descubierta.

El P1 incluso ganó una carrera de autos eléctricos de exhibición en Berlín. Iba conduciendo Ferdinand Porsche y varios acompañantes.

En total se fabricaron cuatro unidades de este vehículo, sin embargo, solo queda uno que desde hace poco permanece en el Porsche-Museum de Stuttgar.

FOTO

La relación entre Porsche y otra empresa, la Lohner-Werke, resultó varios años después (1900) en otro vehículo innovador: el Lohner-Porsche Semper Vivus, el primer auto híbrido, sistema que también sucumbió al creciente poder del motor de combustión interna y la expansión de las gasolineras.

Compartir.

Publicado por

Deja un Comentario